Cómo elegir el papel pintado adecuado: los consejos de un arquitecto

El hogar no es sólo el lugar en el que vives, también es -en cierto sentido- la manifestación de tu personalidad y carácter. Cada sala debe transmitir sensaciones diferentes y hacernos sentir conectados a la actividad que allí se desarrolla.

Por tanto, lo que marca la diferencia son los detalles, lo que hace que nuestro espacio sea único y personal: son nuestra firma de personalidad, un poco como la ropa. Pero, ¿tan difícil es elegir el vestido adecuado? Por ejemplo, el papel pintado.

El papel pintado no es un mero revestimiento de la pared, es la diferencia entre un arroz normal y un risotto. Así que pedimos al arquitecto Tomaso Piantini, de arcHITects, algunos consejos prácticos para que nos guíe en la elección del papel pintado perfecto para nosotros. La empresa de arquitectura milanesa utiliza muy a menudo las decoraciones murales para vestir los proyectos residenciales más bellos de los que se ocupa, creando verdaderos nidos en los que sentirse verdaderamente en casa.

Por qué elegir el papel pintado

El papel pintado refleja el alma del diseño poniéndolo en sintonía con el alma de la persona que vive en la casa. Afortunadamente, hay infinidad de decoraciones que se pueden utilizar con habilidad para transmitir siempre la sensación perfecta. El papel pintado es el hermano mayor de la pared de color y no tiene límites en su uso, siempre que se utilice el material adecuado para la habitación en la que se aplica (papel, TNT, vinilo, fibra de vidrio, etc.).

Cómo debe ser un buen papel pintado

El papel pintado ha resurgido gracias a los gráficos y la ilustración que permiten una gran experimentación manual, tecnológica y creativa, incluso en tiradas únicas o limitadas. Hoy en día, el archivo de texturas y patrones es ilimitado y es imposible no encontrar su propia inspiración; muchos fabricantes también permiten cambiar los colores y tamaños de los temas impresos, lo que ofrece una maravillosa personalización adicional. Para no equivocarse, el consejo es atreverse con el color y los gráficos; los papeles pintados están hechos para llamar la atención, no tiene sentido elegir algo que no sea disruptivo. El objetivo es siempre transmitir una sensación a los que entran. Obviamente, con décadas de experiencia en proyectos de interiorismo, podemos sugerir la mezcla adecuada que transmita una emoción disruptiva sin alterar el equilibrio de una vivienda.

Consejos prácticos

Hay un par de pequeños trucos para sentirse más seguro a la hora de elegir el papel pintado: ya sea para el dormitorio, el baño, la cocina o el salón no cambia. Los motivos vegetales y selváticos (no florales) son los más fáciles de elegir fuera de los patrones geométricos y con el tiempo se “guisan” menos. Los grises y los colores desaturados en general son enemigos de la luz y tienden a oscurecerse más de lo que cabría esperar. Salvo para usos particulares (como las habitaciones infantiles), sugiero no superar el 50% de las paredes de cualquier habitación: colocarlo en dos paredes, en el interior de zonas cuadradas o en nichos son soluciones perfectas para experimentar con el papel pintado.

Artículos Relacionados

Inquilino moroso sin contrato, ¿cómo puedo recuperar mi vivienda?

Para alquilar una casa de forma segura, hay que prestar especial atención a dos cuestiones: el...

sigue leyendo

Vivir en un hogar saludable: siete principios básicos de construcción

Hoy más que nunca sabemos la importancia que tiene la construcción de edificios en la...

sigue leyendo

Una vivienda rehabilitada aumenta su valor un 35%

Sociedad de Tasación ha colaborado con una guía de sostenibilidad y han obtenido un valor de...

sigue leyendo