La restauración como tendencia en el mercado inmobiliario

La restauración como tendencia en el mercado inmobiliario

Desde hace un tiempo, la Ciudad Condal se ha convertido en una de las localizaciones en las que la rehabilitación de edificios se encuentra en auge. Barcelona cuenta cada vez con menos superficie sobre la que construir edificios, por lo que se invierte más en la restauración de bloques y/o pisos. ¿En qué consiste la rehabilitación de edificios? Se trata de un proyecto que permite reinventar o remodelar algo que ya tiene una base fija. Es decir, adaptar un edificio o piso a las necesidades y época que correspondan. De esta manera, se consigue una reducción del gasto energético y permite que se recuperen estilos tradicionales que hoy en día están de moda.

El Eixample, Gràcia y Born son algunas de las zonas donde más se realizan este tipo de proyectos. Y es que el centro de Barcelona está repleto de edificios antiguos, que resultan perfectos para este tipo de inversión. Las rehabilitaciones ofrecen una serie de ventajas al inversor, tales como la inclusión de tecnología al instalar un ascensor en un edificio rehabilitado o la implantación de rampas, favoreciendo así la accesibilidad. Por otro lado, mediante la renovación de las estructuras se recupera el valor histórico de los edificios y se les da un nuevo uso.

La rehabilitación no es solo una tarea de la que se encarga el Ayuntamiento, existen muchos inversores que se dedican a la compra de edificios en desuso para su posterior remodelación y venta. Es una práctica que cada vez se realiza más, sobre todo ahora durante la pandemia, ya que muchos de los inmuebles a la venta tienen precios más bajos que hace un par de años, por lo que es un buen año para invertir en la rehabilitación de viviendas.

Es un hecho que la restauración de viviendas es una práctica cada vez más de moda. La gente invierte, comprando pisos viejos, restaurándolos y haciendo que sean cómodos y adecuados para la vida cotidiana actual. La rehabilitación puede comprender, por ejemplo, el saneamientos de fachadas y los arreglos de desperfectos, así como la renovación de las instalaciones de luz y agua. En el interior, conservar la estructura no es necesario, la redistribución de estancias es posible; además se puede crear un contraste de pasado y presente, dejando elementos originales, como por ejemplo suelos hidráulicos -muy de moda hoy en día-. También se ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de decorar las estancias. El interiorismo es una práctica capaz de transmitir información sobre el propio espacio. Los diseñadores de interior son capaces de crear estancias  y de renovar los espacios, para así mejorar la calidad de vida de las personas. Hoy en día, la decoración minimalista es una de las más populares, ya que refleja serenidad y sencillez, además de tener coherencia y armonía.

Asimismo, la creación de espacios abiertos y estancias compartidas, ha ganado mucho terreno en cuanto a rehabilitación. El estilo diáfano es uno de los más demandados actualmente, ya que este permite combinar dos estancias y obtener una mucho más grande, holgada y luminosa, tal y como explicamos detenidamente en nuestro último artículo sobre el mercado de los lofts.  A esta tendencia, a veces se le suma la incorporación de cristaleras o puertas de cristal, que ofrecen luz y aligeran las salas.

En cuanto a tendencias de decoración, también cuentan con gran popularidad los acabados de madera, la incorporación de espejos, elementos industriales, suelos de colores claros, plantas y flores… Uno de los recurrentes es la combinación de lo rural que ofrece la madera con el aire actual y funcional que ofrecen los muebles en colores blancos y/o negros. Además, ahora que se acerca el frío, es importante tener en cuenta la adaptación de elementos para mantener nuestra vivienda caldeada. La calefacción no es la única manera de conseguir que nuestra casa conserve el calor, sino que existen varios recursos que también son eficaces, tales como: aislamientos, sobre todo en las ventanas, y buenos cerramientos en las terrazas y/o patios. Aunque siempre podemos recurrir a complementar nuestro salón con una alfombra, que aísla contra el frío del suelo.

El objetivo de la rehabilitación de edificios y/o pisos, es lograr la comodidad y la calidad de vida. La transformación de edificios que ya han tenido uso y que han quedado ‘anticuados’, en viviendas completas que se aclimatan al ritmo de vida actual. Realizando los cambios pertinentes en cuanto a instalaciones y decoración, el inversor puede conseguir una vivienda acogedora y holgada, en la que puede mantener elementos antiguos que darán valor a su inmueble, e incorporar piezas modernas para crear el contraste deseado. La mezcla de los estilos que se corresponde con los domicilios rehabilitados es tendencia.

Fuente: Realty Group

Artículos Relacionados

7 consejos para comprar una casa en septiembre

Si se pudiera adquirir una vivienda al contado, desaparecerían muchas de las preocupaciones de...

sigue leyendo

Inquilino moroso sin contrato, ¿cómo puedo recuperar mi vivienda?

Para alquilar una casa de forma segura, hay que prestar especial atención a dos cuestiones: el...

sigue leyendo

Cómo elegir el papel pintado adecuado: los consejos de un arquitecto

El hogar no es sólo el lugar en el que vives, también es -en cierto sentido- la manifestación...

sigue leyendo

Únete a la discusión